Religiosas María Inmaculada


Hacer la voluntad de Dios en todas las cosas es lo que yo quiero
Santa Vicenta María
(AEE, d 7º, m 1ª)

Estas palabras de Santa Vicenta María sintetizan lo que fue toda su vida

vicenta maría

1847

Vicenta María nace el 22 de marzo de 1847, en Cascante, pequeña ciudad de la ribera de Navarra en la merindad de Tudela, en una familia cristiana y acomodada de aquella época

 

1854

A los siete años, viaja por primera vez a Madrid a la profesión de su tía religiosa salesa. De abril a Octubre de 1854 permanece en la capital y se pone en contacto por primera vez, acompañando a su tía María Eulalia Vicuña, con el sufrimiento y el desarraigo de las jóvenes enfermas en el hospital

 

1857

Se traslada a Madrid para completar su formación. Es una joven de su tiempo que vive y conoce de cerca una realidad social injusta y excluyente que cambiará su vida. Asiste como alumna externa al Colegio de San Luis de los Franceses.

 

1864

Experimenta la atracción de María Inmaculada y fomenta su devoción en todas las personas con las que trata, especialmente en Carabanchel, donde pasa los veranos y donde funda el “rosario viviente”.

 

1868

Con 21 años decide fundar la Congregación de Religiosas de María Inmaculada

 

1876

La búsqueda del proyecto de Dios sobre su vida, su experiencia espiritual de ser preservada del mal por el amor misericordioso de Dios, y la situación de precariedad y abandono social de las jóvenes que inmigraban a la ciudad, deciden su entrega a preservarlas a ellas del mal, fundando en Madrid la Congregación de Religiosas de María Inmaculada.

 

1890

Hace su profesión perpetua y muere en Madrid el 26 de Diciembre a los 43 años

 

Vicenta María se dejó seducir por Jesús “pobre y humilde”, y trató toda su vida de dar respuesta al amor recibido de Dios, volcándolo totalmente en el “amor y servicio” de las jóvenes